10 de marzo de 2017

VIVIR SIN ESPERARTE

Estoy aprendiendo a vivir
 sin esperarte
pero aún te espero
cada sol
partiéndome la cara
cada ave
parecida a un dibujo
cada luna
sobre una  escalera
cada idea
desvaneciéndose en silencio
cada fotografía sin definición
cada cerveza
y tu ruido interior…
cada lluvia
con actitud de isla
cada bicicleta
con la rueda desinflada
cada sombra interna
cada locura
con miedo al no retorno
Cada paso
con pausa y mirar hacia atrás
inherentes
Cada mensaje
que me importa un mierda
al final
cada golpe en la puerta
tras la cual no te encuentro
A veces me duele
pero estoy aprendiendo  a vivir
sin esperarte
A veces
esperándote
decido no esperarte
para ver si volvés
si soltás algo
vuelve
como el boomerang
y esperanzada,  creo que te olvido
hasta que reviso el espacio
y asumo
no regresaste mientras no  esperaba
y vuelvo a esperarte
otra vez
Estoy aprendiendo a vivir
sin esperarte
No voy a buscarte
tengo miedo de vos
de mí en nosotros
de lo que no deshicimos
juntos.
Pero mi esperanza
te embellece
cada vez que te espero
y te espero más
que es mejor que buscarte
y descubrir que no vas a volver.
Y tengo miedo de soltarte
de verdad
de que, justo, luego llegues  
con tu miedo
y descubras
que aprendí a vivir
sin esperarte.
Si renunciás
a la satisfacción de un deseo
para dejar de sufrir
y descubrís luego
que el deseo sigue ahí

es un deseo del  corazón.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario