DESEO OLVIDO





Jinete domador de orgullos
viento egoísta que me despeina y se va
llevándose el aire.

Verdugo inconsciente de ganas,
gotas de aceite que me hacen resbalar
en la escalera de la ilusión, 
y del intento…

Mirando el hueco del destino,
mientras la fe transpira y el sol se corta los rayos,
lastimo mis rodillas rogando que mi olvido te encuentre.

Despiértenme cuando el sueño muera
y la madreselva suelte sus raíces;
cuando mis manos aprendan a tocar el vacío
cuando mis noches no sueñen su espalda
cuando se haya ido.

2 comentarios:

  1. Hola Laura!!! Qué hermosas palabras...! es un verdadero places leer lo que escribes, saludos. :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Es un verdadero placer para mì leer tus comentarios, Luis querido! Te agradezco muchìsimo el gesto. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar