ENROJECIMIENTO



I
Hay un árbol en las sábanas que uso,
y en mis piernas de mujer 
anida el ave 
del deseo que trepa el cielo.
crudas, aunque tibias, 
su par de alas 
perdidas en medio de estelas 
que señalan nada.

II
Pediré al sol de la noche
más esperanzas enredables a la puerta de mi cuarto
y en las hartas baladas 
a mi soledad
contaré las muertes del deseo de la carne,
hasta la cosecha de nuevos tomates.

III
Soy la maja de un espejismo mojado
sirviendo tomates blandos en la cama
colorados 
se me salen por los poros
y fermentan en tu espalda,
buscando 
lo salado de tu otro lado.

IV

Me pienso artista que pinta goce
quiero darte en mis rojos todo:
abrazados 
mis tonos y sabores;
descansados 
los dolores de mis labios
en besos de animales libres.

11 comentarios:

  1. ¡Me alegra saber que te ha gustado!Gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  2. me uno al comentario de Lumy... muy bueno !! Saludos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Muchas, pero muchas gracias, Juan! ¡Te abrazo!

    ResponderEliminar
  4. La maja del espejismo.. Todo un hallazgo para el color rojo. Saludos

    ResponderEliminar
  5. ....muy bello texto poético, floraciones carnales que en el tiempo buscan, abrazos de tu mar y otras virtudes....Hice el lazo con tus bellas letras, un abrazo...

    ResponderEliminar
  6. John y Josè:
    ¡Muchas gracias a ambos por comentar! Y sobretodo por hacerlo de manera filosòfica. Gracias por conectarse, por coincidir. Un beso para cada uno de mi parte.

    ResponderEliminar
  7. me gusta tu descarada sutileza... un saludo

    ResponderEliminar
  8. Jajajajajaja. Qué curiosa combinación de adjetivos...
    Te agradezco el gusto por mis letras, tan motivador.
    ¡Y te mando un beso!

    ResponderEliminar
  9. Tiene ese especial toque que permite a la sensualidad abrirse paso como genuina pieza de poesía. Muy bueno, decididamente. Gracias, saludos.

    ResponderEliminar
  10. Uy,qué linda expresión. Te la agradezco desde el corazón,Isaías. Muchos besos para vos.

    ResponderEliminar