INDIVIDUAL





Hoy desperté sabiéndome alondra
y mi euforia por probar el vuelo
me alejó del nido que me diste
Cuando fui del suelo –tanto tiempo-
soñaste ser tan ave
como la que hoy huye de tu árbol
a probar nuevos follajes
Ahora te veo,
casi llego al séptimo cielo,
y tus lágrimas son hadas egoístas
queriendo cortarme las alas.
No sos mi miedo.
Mi tiempo comenzó

2 comentarios: