VACÌO Y POCAS DECISIONES




Semejante noche era necesaria
después de tantos soles…
Palabras, silencios, estupideces
y querer tapar con algodón todos mis juguetes
El denso aire envolviendo mis suspiros
y un árbol seco, solo,
que a lo lejos se ve torcido
La pluma de un ave herida
intentando enfrentar al viento
vanamente, sin sentido.
Y mi pregunta quedando a la deriva…
Las nubes que me esconden de Dios
o Dios con ellas me esconde el cielo
Y estos pies gastados
que ya no dejan huellas
Y el destino me ha perdido.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario