Amar con secretos

  En el amor debe haber secretos, siempre. Los secretos son piedras preciosas en el mar, pero no todos sabemos contemplarlas, y nos convertimos en piratas buscando poseerlas. La persona ideal debería ser como el mar, un inmenso misterio a descubrirse a sí mismo, mientras podemos disfrutar ese destape como de una obra de arte. 
  La idea de que debemos conocerlo todo sobre el otro es una excusa para esconder el miedo a lo desconocido por un lado, y por el otro, es una ventaja para poder manipular a la persona y para controlar las situaciones. El amor es aceptación, desapego y ayudar al otro a ser quien realmente es... entonces no necesito saberlo todo, ni necesito saber mucho, más que lo que se deja ver. El mar no muestra siempre lo mismo a todos. Y nadie podría conocerlo por completo.. 
  Lo que luego salga a la luz, es simplemente lo que yo atraigo. Es simplemente lo que yo debía encontrar para saber lo que debía saber acerca de mí. Y ni el otro ni yo somos culpables de lo que el otro es, como yo tampoco de lo que yo soy. Sólo debo ver las experiencias como lo que son, lecciones que no se repiten cuando hay aprendizaje, y crecer.

4 comentarios:

  1. Me agrada que una mujer piense así. Amar con libertad es el mejor regalo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegra tu alegría! Y te abrazo, fuerte. :-)

      Eliminar
  2. Es lindo ver en palabras ajenas lo que uno muchas noches meditó.

    ResponderEliminar
  3. Qué bueno que hayas alcanzado a meditar el amor que no demanda. Gracias por comentar :-)

    ResponderEliminar