Nada que perder

No tengo nada que perder màs que a mì misma. Y no le temo a nada, ya que si otra vez me pierdo la ausencia de paz serà el aviso, y el sòlo hecho de saberme perdida serà razòn para volver a mì. 
No importa si me toca subir o bajar, y no importan las veces que asì sea, porque ya me aprendì los caminos hacia mi centro. Y conozco mi centro.
Conocerme es lo ùnico que realmente he necesitado y la oportunidad de hacerlo es lo ùnico que he arriesgado a perder.
El miedo a las pèrdidas y el dolor por ellas han sido ilusiòn, porque nada me ha pertenecido, ni me pertenecerà. Entonces, nada es tan importante como disfrutar conscientemente lo que la vida me presta, porque eso me lleva a dar lo mejor de mì al mundo.
No importa lo yo que haga, no importa lo que yo diga, sòlo importa quien yo sea, y ser yo misma es el èxito en mi vida.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario