Yo creo mi propia realidad. Sanarme es recrearla.



Asumir responsabilidades

  Si todo lo que sucede a mi alrededor es una creación mía, una manifestación de mi inconsciente, y está ahí para que sea resuelto, yo he creado el cáncer en mi mamá, dejándola quebrada en una cama, con la rodilla derecha adolorida y de mal humor. Yo he dejado a mi papá con sus piernas debilitadas, lleno de quejas y deseoso de que otros hagan por él cambios en el mundo que él no puede hacer por sus propios medios. Yo he construido una relación amorosa falsa, negando la victimización de mi lado femenino, relacionándome así a través de la fuerza de mi lado masculino, con juicios y sin amor hacia lo que atraigo, falto de aceptación hacia lo que he creado, hacia mi propio mundo, queriendo cambiarlo por medio de otro.

¿Cómo sanar a mi mamá?

  Mi mamá es la representación física de mi energía femenina, de mi amor, de mi lado emocional, de la misma tierra, de la energía creadora, sanadora y maternal en mí y en las mujeres de mi flia. Si su tumor primario no se deja ver, es porque algo no quiere ver ni dejar ver, es porque su cuerpo le/me quiere mostrar que hay algo oculto en su interior, en el mío, en el de su madre y en el de todas las mujeres de la flia. Y lo hace ocultando el tumor primario que desencadenó la ramificación de todos los demás. Siempre he sospechado que tiene que ver con su incapacidad para reconocer que su madre (mi abuela) no fue una víctima en su relación con mi abuelo, sino que ella misma lo engañó y nunca reconoció su acción. Mi mamá no puede reconocer eso, y al negarlo, ha cometido el mismo acto inconsciente con mi papá. Y luego de muchos años de mantenerse en el lugar de víctima que heredó de su madre, sí ha podido reconocerlo. Al reconocerlo ella, ha liberado un poco de karma en mí, pero aunque yo he acentuado la responsabilidad de ambas y he mantenido mi decisión de no hacer lo mismo, sí he negado mi responsabilidad de muchos errores al relacionarme amorosamente y no he logrado aún salirme del todo del lugar de víctima. He engañado, al fin y al cabo, a mi pareja, al responsabilizarlo de todo a él.
  Mi madre se ha quebrado el fémur a la altura de la cadera (zona irradiada por el chakra base, de la supervivencia, de la misión, conexión y anclaje en la tierra), al intentar evitar una caída entrando al baño (el lugar de aseo) y resbalar con agua en el piso (el agua simboliza la transmutación), justamente en el mismo momento en que mi pareja y yo bailábamos tango en una fiesta familiar (baile que supone una conexión total entre hombre y mujer). Entonces gritó mi nombre. Lo único que decía era que sintió su rodilla derecha emitir un ruido muy fuerte, y que no toleraba el dolor en la pierna. La pierna derecha, visto desde la bio-descodificación, representa al padre, a la energía masculina, al orgullo, a la fuerza, a la voluntad, al espíritu, a su padre, a mi padre, a su pareja, a mi pareja.
  Instantáneamente sentí que su inconsciente había creado esa situación a propósito, porque yo bailaba con mi pareja, cuya presencia le generaba muchos celos. La llevé en brazos hasta el auto de mi hermano mayor para que la llevara al hospital. Sentía mucho rechazo hacia ella y no quise acompañarla. Luego quedó internada y debimos turnarnos para cuidarla entre hermanos. Por una serie de causalidades, me entero en el sanatorio que su padre (mi abuelo) había sido retirado del lugar un día antes de que ella fuera internada. Y la coincidencia me dejó estupefacta. Supe que por alguna razón que no comprendía, a mí me tocó enterarme de eso. No conseguí en ese momento descubrir para qué se me presentaba esa situación. Mi mamá no lo ve ni se contacta con él hace años, están peleados. Y yo había intentado, unos meses antes, conocerlo, pero basada en resentimientos su hija no me lo permitió.
  Luego de volver mi mamá a casa, he deseado fervorosamente que esta situación se termine, que se cure o se muera de una vez porque he sentido todo el tiempo que su condición dependiente de mí (mis hermanos quedaron más liberados al no vivir en el lugar), es un impedimento para vivir mi propia vida, o al menos la que he pretendido vivir hasta hoy. La he negado, he querido matarla para poder seguir engañándome y engañando al resto del mundo acerca de quien soy. Y en base a este engaño constante he construido mi relación amorosa, cuyo curso tuvo fin hace un par de días por necesidad mía. Desde entonces atiendo a mi madre con muy buena voluntad.
  Hoy, ella me pidió que le pase crema en la pierna derecha recordándome que sea sutil con su rodilla, debido al dolor que le causa que la toquen allí. Cuando tocaba su pierna, de repente,  lo comprendí todo: Ella nunca se sanará porque la que debe sanarse soy yo, ella sólo es una proyección de mi inconsciente para que yo vea lo que no quiero ver, y su tumor originario escondido tiene que ver conmigo, con mi negación a responsabilizarme de mí misma, de las relaciones que construyo.Ese tumor es esa parte de mí que he ocultado toda mi vida. Y que hoy reconozco.
  Curiosamente, el cáncer de mi mamá fue descubierto en el mismo momento en que mi mente hizo el gran clic: Un estrés que me llevó a comprender que nada está dividido, que todas las filosofías llevan al mismo lugar y que había estado dormida buscando crecer a través de mi lado intelectual solamente. Por eso dejé la carrera y por obedecer a la intuición del amor me dediqué a acompañar a mi mamá, convencida de poder ayudarla a auto-sanarse. Claro está, al despertarse mi consciencia, mi inconsciente comenzó a manifestar una serie de interminables situaciones a mi alrededor que estaban ahí solamente para señalarme por donde debía continuar el camino.  Quería que ella se auto-sanara y no veía que mi foco debía estar puesto en auto-sanarme yo.
  Desde el principio mi foco ha estado puesto en mi madre, todo lo demás ha sido parte del combo. Desde el principio he debido sanar mi negación de mí misma y no hacerlo ha causado que mi relación amorosa me ofrezca todo el tiempo mentiras. Todo el tiempo me ha malhumorado mucho el hecho de que dicha relación no me muestre lo que yo he querido ver. Desde el principio supe que mi misión en esta vida es aprender a construir relaciones sanas y desde que supe eso me he engañado a mí misma y he engañado a otros creyendo y haciendo creer que había aprendido a hacerlo. Incluso me generaba dudas no entender porqué mi misión me parecía tan fácil. Y entiendo ahora que nunca lo ha sido, y que nunca iba a serlo sin ver esta clave en mí.

¿Cómo sanar a mi papá?

  Sanando a mi mamá. No sé si estoy a tiempo de sanar físicamente a mi madre, su cáncer ya está muy avanzado. Pero sanaré a su alma a través de la mía. Como dije antes, todas las teorías llevan al mismo lugar, y el mensaje que siempre he necesitado está sembrado en el mundo entero (es el mismo mensaje escondido en el libro El Alquimista, y en tantos otros), en mis narices:

* La Virgen María (madre-femenino) es el medio a través del cual Jesús encuentra posible encarnar para hacer su trabajo y poder así volver al lado de Dios (padre-masculino).
* Sólo sanando y evolucionando la tierra (madre-femenino), el ser humano experimentará la ascensión (universo-masculino)
* El alma (madre-femenino) es un desdoblamiento del espíritu (padre-masculino) y sólo a través de ella llegamos a él.
* Eva (madre-femenino) es responsable del destierro del paraíso de Adán (padre-masculino).
* Isis (madre-femenino) reúne los restos del cuerpo de Osiris (padre-masculino) y concibe a Horus.
* Sólo a través del amor (madre-femenino) se disminuye la violencia (padre-masculino).
* Los árboles limpian el aire (padre-masculino) transformando dióxido de carbono en oxígeno, sólo gracias a la tierra (madre-femenino), cuerpo físico que les otorga la función de pulmones.
* El hemisferio derecho del cerebro, el emocional (madre-femenino), es el que debe sanarse y equilibrar con el lado izquierdo, el racional (padre-masculino).

¿Cómo construir una relación sana?



 Sanando el alma de mi madre física, sanando así a mi madre interna, a mi mundo interior, a mi energía femenina, a mi amor, a mi fuerza creadora, a la memoria celular del linaje femenino que represento, para liberar a los hombres de culpas y así poder amar sin condiciones. Y en esa sanación sanaré a todas mis ancestras. Cuando haga todo esto, estaré lista para cumplir mi misión: Construir una relación sana. Una vez, quien era mi compañero de vida, dijo: “Mientras más uno ilumina su interior, más oscuridad encuentra”. Y así es, mientras más aprendo, más cuenta me doy de lo poco que sé y de lo mucho que debo aprender. Gracias a él por todo el aprendizaje que ha desencadenado en este tramo de mi recorrido. Esto recién comienza, y tengo toda la vida. Y por si acaso no lo logro, tendré otras.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario