Las leyes de mi ser

La ley de mi autenticidad: Manifestar y sostener lo que siento aunque el mundo externo exija lo contrario.
La ley de mi paz: Renunciar a la culpa por la angustia de la expectativa ajena no satisfecha.
La ley de mi amor: Aceptar con amor que alguien no esté amándome.
La ley de mi alegría: Reconocer que a cada segundo tengo la oportunidad de ser auténtica.

2 comentarios:

  1. El dar, el compartir, la generosidad, ha de ser de la nada hacia la nada. Ya que si media intencionalidad, resultados, deseo por bueno que sea, etc., se convierte en un vulgar negocio. Donde el triunfar, vencer, conseguir, nos hace brutales y crueles aunque no nos demos cuenta.
    Esa nada, quiere decir el vaciado de la mente, del pensamiento que es el que busca resultados. Ya que tiene miedo de la inseguridad, y así busca el confort de la certidumbre: lo que doy, lo que hago tendrá una recompensa, ya sea material, económica, como psicológica, espiritual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario era dirigido al texto de la generosidad, pero vale de todos modos. Estamos de acuerdo, de paso. Un abrazo grande y te agradezco el gesto de comentar.

      Eliminar