DUELO DE MÍ EN VOS

(a un año del fallecimiento de mi viejo)
Ya no vengas a mi casa,
llevame a la tuya.
Ya no abras mi puerta para que el sol entre, 
necesito salir a buscarlo.
Vámonos...
Juntemos piedritas lindas en el río,
visitemos a los desafortunados,
lagrimeemos todos los tangos,
hablemos de la fuerza superior que todo lo mueve,
reneguemos del mundo que no sabe contenernos.
Quiero ir adonde estás.
Acá el río corre con miedo sin tus piernas dentro,
y aún así, las mías no alcanzan para enfrentarlo.
El sauce que caía sobre la orilla de tu frente
ya no me queda cerca.
Dame la mano...
Los rincones me empujaron,
y ya no cuelgan hamacas desde el cielo para mis ojos.
Oh, ¿cómo arreglarme con lo que me queda
si nada se parece a lo que te llevaste?
Invitame...
¡¿Adónde vamos?!... ¡¿Cuánto falta?!...
Sí, ya sé... cuando llegue lo sabré.
Tengo que aprender a esperar
que termines de hablar con ese señor, para hacerte preguntas
y la ansiedad está lastimando mi rodilla derecha

2 comentarios: