Eras

  El vuelo de dos aves trazó la constelación de Piscis frente a mis ojos. No puedo cerrarlos desde entonces. Una era ha finalizado y la paciencia es el camino justo para quienes no aprendieron a elegirse. Yo soy mi elegida y de donde no puedo elegirme me levanto, impaciente, quemando a los jueces. Mi fuego se engendra en la muerte y no tiene sombra.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario